El amor en tiempos de pandemia.

Nunca imaginé estar en esta situación, nunca imaginé que el COVID19 me iba a afectar de manera tan cerca aún sin ser yo el paciente, aunque ya han fallecidos conocidos míos, como mi pediatra, es difícil imaginar que le pasará a la persona que más quieres. Escribir ha sido una gran terapia para soportar la cuarentena y crear constantemente a lo largo de mi vida para superar cada etapa. Todas las formas de crear han sido a lo que me aferro en tiempos difíciles, siempre. Al igual que al escuchar música para no oír el duro silencio aún cuando amo el silencio hay momentos en que el mismo se vuelve insoportable. En los momentos más retadores de salud o a nivel personal lo que me ha mantenido positiva es el hecho de saber que ninguna situación es permanente y que siempre podemos transformar el dolor en algo increíble en algo que valga la pena, leer, ver o simplemente una pieza para tener y conmemorar la vida con todos sus altibajos. He querido siempre que acá puedan encontrar una razón por la cual seguir, una razón por la cual sigan luchando, una razón por la cual sonreír, una razón para seguir vivos/as. He tratado de poner contenido que si bien es muy personal es la única manera en la que puedo escribir y presentarme a mi misma, de la manera más honesta y a veces cruda, más allá de una foto bonita, más allá de cualquier elemento. Ahora experimento el dolor que muchos y muchas han pasado durante estos meses de no poder ver a un amigo/a, familiar o novio/a porque está luchando contra este virus que nos arrebató cada pequeña cosa y nos dio otra normalidad, otra forma de vivir. Se qué hay muchas historias cómo estás o diferentes desde distintos puntos de vista, sin embargo espero que esta nota resuene con alguna de esas realidades y personas. Espero que independientemente del tipo de amor que esté afectado por el COVID19 sepan que no están solos, o solas, nunca lo estamos. Que debemos mantener la fe y la esperanza hasta el último momento, por muy difícil y doloroso que sea. Quiero que sepan que estamos lejos pero a la vez cerca, lidiando con una vida que a veces no elegimos o situaciones que nunca hubiéramos querido vivir pero que es parte de nuestro viaje de vida. Gracias a los que luchan como personal de salud en primera línea y en casa para poder mantener cada amor vivo, gracias por ser ángeles de la guarda de carne y hueso. Gracias por arriesgar sus vidas y su servicio cada día a su vocación que merece cada honor, porque es invaluable.

Dedicado a todos los pacientes recuperados y a sus familias, a los que luchan al momento con la enfermedad y a cada persona que aman y los ama. ❤️

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s